Molienda: cómo maximizar la eficiencia y reducir costos

Van Aarsen ofrece la solución ideal que combina resultados óptimos y una alta capacidad en forma de un molino de martillos GD equipado con una sustitución automática de cribas y un motor con variador de frecuencia.

Los molinos de martillos se utilizan para moler las materias primas del pienso. Las materias primas entran en el molino de martillos donde el impacto contra estos a alta velocidad las reduce a partículas pequeñas. La eficiencia del proceso de molienda depende de muchas variables como el diseño de la placa de fragmentación, la velocidad de los martillos y el tamaño de la criba.

Placas de fragmentación

Van Aarsen diseñó su primer molino de martillos con placas de fragmentación hace más de 65 años. El molino de martillos actual está equipado con una gran placa de fragmentación en la sección superior de la cámara de molienda, exponiendo al producto a múltiples impactos. Hoy en día se considera que este diseño es una manera extremadamente efectiva para obtener resultados rápidos y de alta calidad. El tamaño correcto de las partículas se logra con múltiples impactos en la sección superior de la cámara para después salir por una criba en el fondo. Este diseño evita la circulación del producto en la cámara de molienda, aumentando la eficiencia y previniendo un producto demasiado fino.  Un beneficio adicional es una mayor vida útil de las cribas y los martillos.

Perforación de la criba y área abierta

Las cribas afectan directamente a la capacidad del molino de martillos y a la calidad del producto final. La combinación de la perforación de la criba y el área abierta (número de hoyos) determinan la capacidad de molienda, tamaño y la variación de las partículas. El tamaño de las aberturas determina el grosor del producto. Entre más grande sea el área abierta de la criba, mayor será la capacidad del molino.

Velocidad de los martillos

Además de la criba, la velocidad de los martillos es un factor determinante para el tamaño de las partículas del producto final. Una mayor velocidad es igual a un mayor impacto y una molienda más fina. Una velocidad menor tiene como resultado un material con mayor grosor. Lo que afecta la capacidad del molino de martillos. No existe una velocidad ideal, todo depende de la materia prima y el producto final deseado. La velocidad se puede ajustar con un variador de frecuencia que influye en el estado de la molienda.

Uso consistente de la criba y la velocidad correcta para un óptimo consumo de energía, velocidad y  calidad

El consumo de energía, la velocidad y la calidad deseados pueden obtenerse con el uso consistente de la criba correcta. La sustitución automática de cribas es de mucha utilidad cuando se requiere el uso de perforaciones de diferentes tamaños.  El sistema que Van Aarsen ofrece soporta hasta 3 cambios diferentes. Dependiendo de la receta, el sistema de sustitución automática de cribas coloca la correcta en el molino de martillos, reduciendo el tiempo de cambio de criba de 20 minutos a solo uno. Lo que resulta en una capacidad mucho mayor y un trabajo menor.

Para tener una flexibilidad completa, el sistema de sustitución automática de cribas se puede combinar con un variador de frecuencia que controla la velocidad de los martillos. Se puede seleccionar la configuración ideal para obtener el tamaño y la variación ideal de las partículas ajustando la velocidad adecuada a la abertura de la criba, y así manteniendo la capacidad en el nivel correcto y el consumo de energía por tonelada lo más bajo posible. El molino de martillos GD de Van Aarsen con de sustitución automática de cribas se caracteriza por su bajo consumo de energía de aproximadamente 7 kWh/ton.

Diseño inteligente y bajo costo de mantenimiento

Además de los factores mencionados, la calidad y la posición de los martillos y el sistema de aspiración y de alimentación también afectan el desempeño del molino de martillos.   Gracias a su diseño inteligente, el molino de martillos GD de Van Aarsen tiene éxito en estas áreas.

  • Una de las características únicas del molino de martillos de Van Aarsen es que una persona puede puede rotar o remplazar rápidamente los martillos.
  • El patrón de los martillos incrementa el área de contacto y, por lo tanto, la eficiencia. La distancia entre los martillos y la criba es de 25 mm evitando que el producto circule en la cámara y se pierda la energía.
  • Los martillos que utiliza el molino GD son robustos y tienen una larga vida útil. Solo tienen que remplazarse cuando sus 4 lados estén desgastados. En combinación con las placas de fragmentación que minimizar el desgaste, el costo de los martillos es menor a 3 centavos de euro por tonelada.
  • El alimentador debe proporcionar un flujo constante de materia prima. El molino de martillos GD con un variador de frecuencia en el alimentador garantiza el flujo correcto según las características de el material.
  • Según los estándares, el alimentador está equipado con un imán al que se le puede agregar un separador de materiales pesados para mejorar la seguridad y la vida útil de la criba.

Como tiene un diseño compacto, el molino de martillos GD de Van Aarsen se puede integrar a cualquier línea de producción.

Molienda, un paso clave

El proceso de producción tiene un impacto significativo en el valor nutricional del pienso. La molienda de la materia prima es un paso esencial en el proceso de producción de pienso que afecta su calidad y la capacidad de digestión del animal. La reducción de tamaño incrementa el número de partículas y el área por unidad de volumen lo que resulta en una mezcla más homogénea. Sin mencionar que una molienda más fina tiene un efecto positivo en la gelatinización del almidón para una mayor calidad y la capacidad de la peletizadora.